LA MUJER EN SU EDAD IDEAL

 


LA MUJER EN SU EDAD IDEAL
Marcial Salaverry

Existe algo de nuevo sucediendo. Es un despertar para la vida que yá no se esperaba observar. Se trata de lo que viene sucediendo con las encantadoras componientes del sexo femenino actualmente. Principalmente las glamorosas "mujeres maduras".
Simplemente resolveran  despertar para la vida, y están en la lucha, buscando desenterrar sueños antiguos que vivían sofocados por las "obligaciones" de su vida doméstica, y están encantando a todos los que tienen el buen gusto de apreciar el fruto de ese sueño ahora realizado.
De autoria de Maria Carpi, vean que interesante comparación:
"A los 13 años,
me juzgué simiente antigua.
Ahora, madura,
No paso de los trece,
Árbol menina".
Es exactamente ese el punto. Árbol menina, no encuentro mejor definición para la mujer madura de hoy. Tiene la fuerza y la garra de una "árbol menina", al mismo tiempo en que tiene la condición de dar sombra, protección y amparo para quién de ella depender.
Esa mujer madura hoy, cuando en sus trece años, tenía perspectivas sombrias de vida. Era preparada apenas para ser "dueña de casa". Entonces yá se juzgaba simiente antigua, pues todo yá estaba trazado. Crecer. Casar. Cuidar de la casa, de los hijos y del marido. Punto final.
Pero están ahora descubriendo que son "árbol menina". Que aún pueden y deben hacer muchas cosas. Que tienen todo el derecho de descubrir que son poetas,
escritoras, pintoras, artistas en fin. Si la maternidad les corta de cierta manera un eventual progreso profesional, sólo les falta descubrir los esplendores artísticos. Para el arte no existe edad, y siempre serán "árbol menina" desde que descubran eso en su interior.
En fin, ese "despertar para la vida" tiene presentado resultados simplemente maravillosos.  Que talentos estaban durmiendo eternamente tranquilos. Cuanta belleza guardada en los cajones.
Felizmente los "árboles menina" están desabrochando y  brindándonos con sus frutos. Y que frutos deliciosos...
También están descubriendo algo que quedó  mucho tiempo sofocado... la sexualidad.
Aunque pueda parecer extraño para los jóvenes de hoy, era algo muy  común hace algunas décadas atrás. El gran tabú llamado SEXO. Las jóvenes de la época desconocían el placer sexual. Les era pasada la idea pura y simple de que el sexo era pecado, y sólo debería ser usado con la finalidad reproductiva.
Tal educación (o seria mejor decir " mal educación") provocó inhibiciones que perduran  hasta hoy. Sólo que ahora ellas están descubriendo y cobrando su parte.
Saben que tienen derecho a eso que les fué prohibido por mucho tiempo, y están descubriendo la sensualidad y la sexualidad que quedó adormecida tanto tiempo.
En algunos casos, esa nueva toma de posición asusta los compañeros, y causa problemas de relación. Ellos que estaban acostumbrados a ver a sus compañeras apenas como dueñas de casa asexuadas, no saben como proceder, y por veces puede surgir algunos desentendimentos, que pueden ser acertados con un buen diálogo. Si hubiere interés y posibilidad de ambas  partes para ese diálogo, es claro.
Para encerrar, uma palavra especialmente dedicada a las poetas que me tienen enviado sus poesias, a las artistas que con tanto cariño enfatizan los escritos con sus formataciones, autenticas obras de arte.  A ellas, mi muchas gracias y la certeza de que las palabras con que comento su trabajo son absolutamente sinceras.
Adoro degustar el sabor de los frutos de esas "árboles menina".

 

 

Marcial Salaverry


[Voltar]

© Copyright Prosa & Poesia - Direitos Autorais Reservados